CORREMITIERRA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

El peso no te va a hablar de salud

Durante años hemos tenido una batalla personal, en especial Jorge, sobre el control de nuestro peso corporal. En nuestra mente siempre está esa pesadilla de “¿cuántos kilos estamos pesando?”; no sé si te ha pasado, pero el solo hecho de coger la pesa y pararte sobre ella causa cierta ansiedad.

Nuestros endocrinos Ricardo Rosero y Pedro Sánchez, han sido insistentes en darnos la tranquilidad de no preocuparnos por el peso ideal. Para ser francos, no fue fácil para ellos convencernos y, mucho menos, para nosotros concientizarnos. Tenemos aún luchas, pero cada vez nos preocupamos menos del peso y mucho más por la composición ideal. 

Hoy entendemos mejor que «el peso no es un indicador de salud ni es un indicador de hábitos», que la clave es no perder peso porque sí, o acosta de lo que sea (músculo). ¿Cuántas veces dejábamos de comer y hacíamos todo tipo de dieta como la de la piña, la del atún, la del agua, la de los astronautas, la de la proteína e infinidad de dietas que nos encontrábamos? Sí bajábamos de peso, pero subíamos igual de rápido, nunca garantizábamos el tener una estabilidad en nuestro peso, además de poner en riesgo la propia salud.

No sé si lo sabes, pero una dieta mal llevada te puede enfermar, bajar las defensas y te encamina hacia un círculo vicioso, no virtuoso. Precisamente es de lo que te queremos hablar hoy, gracias a un sinnúmero de experiencias que hemos tenido con médicos, como los que mencionamos anteriormente; de lecturas de libros, escritos por Carlos Jaramillo; videos y estudios con otros especialistas del área de la salud.

A todos ellos mil gracias, pues son los responsables de nuestros nuevos hábitos o, por lo menos,  de una conciencia mayor y mejor en lo que respecta a la alimentación y control de nuestra salud. 

«El peso no es un indicador de salud ni es un indicador de hábitos»

Tuvimos la oportunidad de tener un Facebook Live con el médico endocrino Pedro Sánchez, donde hablamos sobre la importancia que tiene la composición corporal, más allá del peso. 

De dicha conversación pudimos concluir, en primer lugar, que el peso no dice cómo está tu salud, quizá puede ser evidente tener sobrepeso. Sin embargo, si quieres conocerte mejor existen indicadores más precisos para ello. El número como tal no es igual para todos, no hay unas medidas estandarizadas ni mucho menos un peso “ideal”, pero sí unas referencias que te permiten estar saludable.

En segundo lugar, lo más importante es no caer en información incorrecta o parcial; evaluar tu porcentaje de grasa y tu composición corporal te permitirán valorar de forma adecuada el estado de tu salud y de tu organismo.

De lo anterior, cabe resaltar la necesidad de que entendamos que significa el término “composición corporal”, que no es más que determinar el porcentaje de grasa y de músculo por separado para obtener el índice de masa corporal (IMC). Estos pueden distribuirse de forma diferente en personas del mismo tamaño y peso. La masa corporal se divide en dos grandes grupos: la masa grasa y la masa libre de grasa.

La masa grasa se refiere al tejido adiposo, muy útil para brindar protección, calor y energía, siempre y cuando sea el necesario, y se puede encontrar repartido en distintas zonas como los músculos, debajo de la piel (subcutáneo) o alrededor de los órganos (grasa visceral). Una cantidad de masa grasa es esencial para el buen funcionamiento del organismo.

La masa libre de grasa incluye todo el resto de componentes corporales, es decir, los huesos, los órganos, los líquidos, los músculos y los tejidos. También se conoce como «tejido magro», y a nivel metabólico es más activo que el tejido adiposo.

Te preguntarás: ¿qué es más importante, el peso o la composición corporal? El porcentaje de grasa es más valioso que el peso de nuestro cuerpo, porque puede tener un mayor riesgo de enfermedades, tanto si es más alto como si es más bajo, todo en exceso es malo. 

Si se evalúa la relación entre el índice de masa corporal (IMC) y la grasa corporal con la mortalidad, puede demostrarse que aquellas personas que tienen un bajo valor en el índice de masa corporal, pero alto porcentaje de grasa en el organismo, tienen mayor riesgo de contraer enfermedades graves, mientras que tener un alto índice de masa corporal no se asocia con amenaza de enfermedades.

El exceso de grasa corporal suele ir asociado a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares; por otro lado, la masa muscular es esencial para garantizar la movilidad, la postura corporal y una mejor calidad de vida en la vejez.

Foto: www.pexels.com

Siguiendo con la charla sostenida con el doctor Sánchez llegamos a la pregunta frecuente que se suele hacer a los médicos: “me dijeron que mi peso ideal es x”. Déjanos darte una supernoticia: ¡el peso ideal no existe!, mucho menos de la manera estándar en que se piensa en él, es decir, que porque seas de tal sexo y midas tal estatura debes pesar tantos kilos. Aunque sí existe una relación, esta va mucho más allá del análisis.

Podría existir un peso más o menos definido para cada persona en función de múltiples factores como la edad, la estructura ósea, la dieta y el metabolismo, entre otros. No obstante, resulta mucho más apropiado hablar de “peso saludable”, o sea, un “peso” o composición corporal que te ayudará a reducir las probabilidades de padecer problemas como hipertensión, colesterol, diabetes, artritis y osteoporosis.

Otro punto importante tratado en el Live está relacionado con el significado de entender que la naturaleza de la vida se fundamenta en que el cuerpo vaya presentando cambios con el pasar de los años.  Transformación que se ve afectada por factores externos que intervienen de manera positiva y negativa como el ejercicio, la alimentación, las enfermedades y las emociones que actúan, de alguna u otra forma, en cada etapa. Sin embargo, una composición ideal en el peso podrá mantenerse a pesar de estos factores, eso sí, siempre y cuando los llevemos de la mejor manera posible. 

Esperamos que esta información sea útil para ti y puedas ponerla en práctica. Si te ha quedado alguna duda, escríbenos en los comentarios o contáctanos en nuestras redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *